Goteo eficiente: Descubre los mejores tipos de goteros

El riego por goteo es una técnica eficiente y precisa que permite entregar la cantidad exacta de agua que las plantas necesitan, reduciendo el desperdicio y maximizando el rendimiento. Dentro de este sistema, uno de los elementos clave son los goteros, que determinan la velocidad y cantidad de agua que se libera. En este artículo, exploraremos los diferentes tipos de goteros disponibles en el mercado y las ventajas que ofrecen para un goteo eficiente.

Ventajas del riego por goteo

Antes de analizar los diferentes tipos de goteros, es importante destacar algunas de las ventajas generales del riego por goteo en comparación con otros métodos de riego convencionales:

  • Ahorro de agua: El riego por goteo puede ahorrar hasta un 50% de agua en comparación con otros métodos de riego convencionales.
  • Eficiencia en la entrega de agua: Los goteros permiten entregar el agua directamente a la zona de las raíces de las plantas, asegurando una absorción eficiente y reduciendo la evaporación.
  • Reducción del crecimiento de malezas: Al regar directamente a través de los goteros y evitar el riego en exceso, se reduce el crecimiento de malezas.
  • Prevenir enfermedades fungales: Al mantener las hojas y los tallos secos, el riego por goteo ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades fungales, como el mildiú polvoriento.

Tipos de goteros

Goteros autocompensantes

Los goteros autocompensantes son una opción popular en sistemas de goteo debido a su capacidad para garantizar una entrega constante de agua, independientemente de las diferencias de presión en la línea.

Descripción: Los goteros autocompensantes utilizan un mecanismo interno que compensa la presión y asegura que todos los goteros tengan la misma velocidad de liberación de agua.

Funcionamiento: Los goteros autocompensantes utilizan una membrana o un pistón que se ajusta automáticamente a las variaciones de presión, lo que garantiza un flujo de agua constante.

Ventajas: Los goteros autocompensantes son ideales para terrenos con diferencias de presión, ya que ofrecen una entrega uniforme de agua a lo largo de toda la línea de goteo. Además, su diseño especial evita la obstrucción de los goteros.

Ejemplo: Un ejemplo de goteros autocompensantes son los "Turbulent", que tienen una compensación de presión de hasta 2 bar y funcionan bien en terrenos irregulares.

Goteros de caudal variable

Los goteros de caudal variable son otra opción común en sistemas de riego por goteo, ya que permiten ajustar la cantidad de agua que se libera por minuto.

Descripción: Los goteros de caudal variable tienen una perilla o botón que permite ajustar el flujo de agua.

Funcionamiento: Al girar la perilla o botón, se controla el tamaño de la abertura del gotero, lo que a su vez regula la cantidad de agua que se libera.

Ventajas: Los goteros de caudal variable permiten adaptar el riego a las necesidades específicas de cada planta o zona, brindando mayor flexibilidad y ahorro de agua. Además, facilitan la aplicación de diferentes volúmenes de agua según la etapa de crecimiento de las plantas o los requisitos del suelo.

Ejemplo: Los goteros de caudal variable "Netafim Techline CV" son un ejemplo popular, con opciones de ajuste de 0 a 30 litros por hora.

Goteros autolimpiables

Los goteros autolimpiables son una opción recomendada para aquellos que buscan reducir el mantenimiento y el riesgo de obstrucción de los goteros.

Descripción: Los goteros autolimpiables utilizan un filtro interno o un mecanismo de limpieza automática para evitar la acumulación de suciedad en los orificios de salida.

Funcionamiento: El filtro interno o mecanismo de limpieza automática evita que los sedimentos o partículas presentes en el agua obstruyan los orificios de salida de los goteros.

Ventajas: Los goteros autolimpiables ofrecen una mayor durabilidad, menor mantenimiento y menor riesgo de obstrucción en comparación con otros tipos de goteros. Además, aseguran una distribución uniforme del agua a lo largo de la línea de goteo.

Ejemplo: Los goteros autolimpiables "Antelco Eolomite" son un ejemplo de esta tecnología, con un filtro interno de turbulencia que ayuda a evitar la obstrucción.

Consideraciones adicionales al elegir goteros

Tasa de flujo

La tasa de flujo se refiere a la cantidad de agua que se libera por unidad de tiempo en cada gotero. Es importante elegir goteros con la tasa de flujo adecuada para garantizar que las plantas reciban la cantidad de agua necesaria, sin generar excesos o déficits.

Explicación: La tasa de flujo se mide en litros por hora y es importante que coincida con las necesidades de riego de las plantas.

Ejemplo: Los cultivos de hortalizas generalmente requieren una tasa de flujo entre 1-4 litros por hora, mientras que los árboles frutales pueden necesitar una tasa de flujo de 4-8 litros por hora.

Espaciamiento entre goteros

El espaciamiento entre goteros se refiere a la distancia entre cada gotero en una línea de goteo. Un espaciamiento adecuado garantiza una distribución uniforme del agua en toda el área de cultivo y evita la formación de áreas secas o saturadas.

Explicación: El espaciamiento entre goteros depende del tipo de cultivo y las necesidades de riego específicas. Para cultivos pequeños como las flores, un espaciamiento de 20-30 cm entre goteros es común, mientras que para los cultivos de hortalizas puede ser de 30-50 cm.

Presión de trabajo

La presión de trabajo se refiere a la presión necesaria para que los goteros funcionen correctamente y liberen el agua de manera uniforme. Es importante seleccionar goteros que se ajusten a la presión de trabajo disponible en el sistema de riego, evitando problemas de funcionamiento.

Explicación: La presión de trabajo se mide en bar y puede variar según el tipo de gotero. Algunos goteros requieren una presión de trabajo de 1-2 bar, mientras que otros pueden funcionar a presiones más bajas, como 0.5 bar.

Conclusión

Elegir los tipos de goteros adecuados es fundamental para lograr un riego por goteo eficiente. Los goteros autocompensantes aseguran una entrega uniforme de agua, los goteros de caudal variable brindan flexibilidad y ahorro de agua, y los goteros autolimpiables reducen el mantenimiento y el riesgo de obstrucción. Además, es importante considerar factores como la tasa de flujo, el espaciamiento entre goteros y la presión de trabajo para obtener resultados óptimos en el jardín o área de cultivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up